lunes, 4 de febrero de 2008

EN LAS ANTÍPODAS DE MI MISMA

Supongo que todos tenemos nuestros días raros. Y no resulta extraño que todos los años cuando se acerca mi cumpleaños la ilusión que envuelve todo deje sitio durante unos minutos a la nostalgia y a las grandes revelaciones personales. Y me encuentro de pronto en las antípodas de mi misma dándole vueltas a mi yo con cincuenta años, a mi futuro flotante, a mis inseguridaes absurdas... Y me pierdo en mis diarios y me encuentro de nuevo en tu mirada y me sorprendo. ¿Sorpresa? Sí. Con los años me sigo sorprendiendo. A pesar de haber tomado siempre las grandes decisiones de mi vida de un modo impulsivo tras una noche ajetreada y una mañana inspirada. No quiero perder eso. Como me dijo una vez una gran amiga "ve donde el corazón te lleve". Feliz lunes

Por cierto, esta imagen corresponde a las antípodas de mi pueblo: Las Ventas de Albares y como hoy me siento tan agradablemente extraña y... ¿por qué no? Mala también ;) decido "regalaros" esta joya que otra mala ha dejado por la red, disfrutadlo es un lujo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

no te vengas a bajo ni mires hacia atras en el tiempo mira palante.............ahhh y felicidades.animate

lamaladelapelicula dijo...

Qué palabras tan bonitas me dedica usted, señorita. Y qué bonito lugar, los 50, las antípodas...

Tienes un arma que no deja de atraerme por aquí, no deja de embaucarme y no deja de sentir que tienes tanto por decir...

Un beso de corazón

ÉonoÉ dijo...

¡Muchas gracias! ES necesario dejarse atrapar de vez en cuando por la melancolía porque cuando sales de ella ves todo mucho más claro y maravilloso!
Hoy es un día amarillo